Aprendiendo de las apuestas

apuestas-en-linea

Ya casi no recordamos cuando apostábamos por aquello que tanto nos gustaba y nos generaban esas ambiciones de obtenerlo más allá del riesgo que merecía.

Muchas experiencias que nos llevaron a hacerlo fueron quizás parte de nuestra vida y forma de tratarnos. Una que seguramente te sientas totalmente identificado, es cuando eras estudiante y en las reuniones previas a rendir, las opciones que surgían era desafiarse a quien se sacaba mejor nota. Eso no era ni mas ni menos que las primeras apuestas en tu vida; aquellas típicas situaciones que se generaban y atraían al punto de desafiarse por algo que uno aspiraba mucho; una remera, un juguete que teníamos desde pequeños y era apreciable para tus compañeros o hasta dinero para luego gastarlo en lo que mas apetecían.

Hoy en día esas situaciones nos recuerdan que las apuestas persisten y sobreviven a todo. Seguramente las situaciones actuales significan apuestas más costosas o arriesgadas; donde uno se maneja con valores mayores y riesgos aun más costosos.

Te sigues sintiendo identificado en la sociedad, porque no dejan de aparecer a tu disposición realidades donde te lleven a la misma necesidad de aventurar más allá de todo peligro.

Es muy probable a nivel mundial, que esta acción siga provocándonos ganas y ansias desmesuradas de intentarlo, sabiendo que probablemente la ganancia o pérdida ahora como adultos sea aun mayor y más aventurada. La verdad es que darnos la posibilidad de apostar por aquello que poco  o mucho queremos, es una operación que vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *